El pasado sábado, día 18 de Julio, se celebró en Garabandal, la festividad en honor de su Patrono, San Sebastián.

En el Santoral, la onomástica de San Sebastián es el día 20 de Enero. Pero el frío de ese mes, las posibles nevadas, unido a que a muchos Bastianos que emigraron hacia otros lugares, les era más fácil trasladarse a Garabandal en el mes Julio, movió a la Junta Vecinal hace ya muchos años, a trasladar la fiesta Patronal al 18 de Julio.

La celebración comenzó, con una Santa Misa Solemne a las 12 h., concelebrada por 3 Sacerdotes. A continuación, se sacó en procesión por las calles de pueblo, la escultura de San Sebastián que está situada en el centro del altar del Templo Parroquial.

Cánticos y danzas, protagonizados por los Picayos (jóvenes descendientes del pueblo, ataviados con vestidos de la época), acompañaron en todo momento la procesión. Finalizando el acto de piedad popular, con la vuelta de la imagen del Santo a su lugar de origen.

Por la tarde, hinchables para los peques, y música de orquesta hasta altas horas de la madrugada.

Al día siguiente, 19 de Julio, como tradicionalmente se celebra todos los años, tuvo lugar el recuerdo a todas las madres de los emigrantes, con una comida en la plaza de la Iglesia, en la que los vecinos del pueblo aportaron alimentos para compartir en comunidad.

Dos días de fiesta en Garabandal, a los que acompañó un sol y temperatura espléndidos, y en los que destacó un excepcional ambiente de acogida, cordialidad y fraternidad.